IMEI, integración y conocimiento

Al frente del Comité de Honor y Justicia del IMEI, se encuentra Miguel Ángel Reyes desde hace más de ocho años. Como Decano del Comité, impulsa las actividades y la integración de los miembros

Por Diana Lozano

El ingeniero Miguel Ángel Reyes Rodal presidió el Instituto Mexicano del Edificio Inteligente y Sustentable (IMEI) de 1995 a 1996, cuando comenzaba a tomar fuerza el concepto “edificio inteligente” en México.

Al culminar sus estudios en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), como ingeniero electricista, se especializó en sistemas de automatización y control, y en 1988 ingresó a Johnson Controls México, “en este punto es cuando inicia mi desarrollo en la industria de automatización de inmuebles”, relata.

El ahora Decano del Comité de Honor y Justicia del IMEI destaca que cuando se fundó el Instituto era común dar prioridad a la arquitectura y después a las instalaciones, lo cual no era práctico.

En ocasiones se perdía demasiado tiempo en rediseñar las instalaciones debido a las limitantes de arquitectura. Gracias a que muchos arquitectos lo comprendieron nos permitieron participar desde el origen de los proyectos. Esto fue uno de los cambios que pudo lograr el IMEI”

En la actualidad, el ingeniero Reyes Rodal, director General de la empresa Inteligencia, Seguridad y Comunicación (InSeCom), afirma que en el IMEI ha obtenido grandes experiencias que se han visto reflejadas en su trayectoria profesional, y espera que para las generaciones actuales el Instituto sea un referente en edificación sustentable y de integración entre empresas.

¿Cómo surgió la idea de fundar el IMEI?

La idea surge porque nos dimos cuenta de que era un área muy especializada y poco conocida. El objetivo fue difundir el conocimiento de cómo podíamos eficientar y optimizar los sistemas y equipos consumidores de energía en los edificios sustentables, ya que ayudan a los propietarios, operadores y ocupantes a realizar sus propósitos en términos de costo, confort, comodidad, seguridad, flexibilidad y comercialización.

¿Cuál fue su participación en la creación del IMEI?

A inicios de la década de 1990, algunos especialistas comenzamos a tener reuniones con el fundador del IMEI, ingeniero Jorge Martínez Anaya (q.e.p.d.), el tema principal era crear un organismo que fuera referente de la edificación inteligente en México. Yo asistí como representante de Johnson Controls, una de las cinco empresas con las que comenzó actividades el Instituto.

¿Cuáles fueron las bases con las que comenzó el IMEI?

Nos alineamos al concepto “edificio inteligente” que promovía el Intelligent Building Institute (IBI), con sede en Washington, en Estados Unidos. “Un edificio inteligente es aquel que proporciona un ambiente de trabajo productivo y eficiente a través de la optimización de sus cuatro elementos básicos: estructura, sistemas, servicios y administración, con las interrelaciones entre ellos”. El ingeniero Jorge Martínez fue quien hizo el contacto con el IBI, y después de varios esfuerzos se creó el IMEI en 1991.

¿Cuál fue la respuesta del segmento de la construcción cuando surgió el IMEI?

De incredulidad. Profesionales del sector no confiaron en que la edificación inteligente trascendería. Recuerdo que en aquellos años se decía que era una moda pasajera, no confiaban en que la automatización y los sistemas fueran útiles. Incluso el IMEI fue catalogado como un promotor comercial en lugar de un promotor de conocimiento.

Había una separación entre arquitectura y las demás especialidades involucradas en un proyecto, no se nos permitía participar desde el inicio. Fue labor del IMEI y de sus miembros sensibilizar a los inversionistas y a los arquitectos en que era de suma importancia que las empresas especializadas participaran desde el origen en los temas de diseño.

El IMEI es reconocido por esta aportación, por involucrar a las diferentes disciplinas en el proyecto. Definitivamente no era una moda puesto que el organismo ha logrado permanecer por casi 25 años. Es una institución que ha apoyado, difundido y capacitado a muchas generaciones. Uno de sus logros es que ya tiene más de 1 mil egresados del diplomado “Especialidad en tecnología de los edificios inteligentes y sustentables” que imparte cada año desde 1995.

¿Cuál es el objetivo del Comité de Honor y Justicia del IMEI?

El Comité de Honor y Justicia del Instituto Mexicano del Edificio Inteligente y Sustentable está conformado por destacados profesionistas quienes en su momento fungieron como presidentes. Su función es vigilar que ningún miembro falte al Código de Ética del IMEI y que se respete la misión y valores del Instituto.

Como Decano del Comité, ¿cuáles son sus principales funciones?

En primer lugar, integrar a las empresas. En segundo puesto, generar ideas para mejorar al Instituto, y por ende sus actividades; esta responsabilidad la comparto con el presidente en turno. Por otro lado, también me corresponde solucionar conflictos y dirimir diferencias que pudieran surgir.

En 2015, ¿cuáles fueron los principales objetivos logrados por parte del Comité?

Una parte importante fue la consolidación del modelo de sucesión. Con la presidencia del ingeniero Alfonso Rivera (2014-2015) se vio la conveniencia de seguir el modelo de la Building Owners and Managers Association (BOMA), de elegir a un vicepresidente Ejecutivo que acompaña al presidente en turno durante su mandato para posteriormente ocupar el cargo, de esta manera aseguramos una continuidad en los trabajos. A su vez, el presidente saliente ocupa el cargo de presidente del Jurado Calificador que otorga el Premio Nacional IMEI al Edificio Inteligente y Sustentable “Ing. Jorge Martínez Anaya”, y al finalizar este periodo, se convierte en miembro del Comité de Honor y Justicia.

¿Qué objetivos se plantea para este año?

Mantener e incrementar la membresía de las empresas patrocinadoras y de los miembros del IMEI y lograr que los temas de las conferencias en los desayunos mensuales sean soluciones integrales, es decir que no sólo se hable de una especialidad.

¿A qué retos se ha tenido que enfrentar durante su estancia en el IMEI?

El principal es poder difundir el conocimiento, y por otra parte mantener las membresías en época de crisis económica. Gracias a las bases sólidas IMEI los hemos podido superar.

¿Cómo le gustaría ver al IMEI a corto plazo?

Con mayor participación, con más empresas patrocinadoras, con más presencia en los desayunos para que haya mayor intercambio de conocimientos y de esta manera lograr una integración entre los asistentes. Lo estamos logrando debido a la línea que manejamos en los desayunos, y estamos trabajando en nuevos temas para la membresía, sin embargo tenemos que difundir aún más el conocimiento en otros estados de la República Mexicana. Es una oportunidad para crecer.

Pocas instituciones duran más de 20 años. El IBI, que fue nuestro motivador, ya dejó de existir, se perdió entre LEED y otros grupos de edificación. El IMEI sigue adelante, tenemos objetivos mejor estructurados y nos hemos complementado gracias a LEED y a BOMA, y otros grupos interesados en difundir el conocimiento de la edificación sustentable.

Login

Contraseña perdida?